COMPONENTES

COMPONENTE I: modelo centrado en el niño que honra la continua mejora y que se desarrolla sobre los mejores avances científicos, como por ejemplo cómo aprende el cerebro…

COMPONENTE II: Aprecia la individualidad de todos los estudiantes dentro de un ambiente de aprendizaje en el que todos los alumnos sean capaces y puedan tener éxito.

COMPONENTE III: Estrategias motivacionales para incrementar el tiempo en la tarea. Con el fin de aumentar el tiempo en la tarea, los profesores modelan las mejores prácticas en estrategias basadas en el cerebro para conquistar el interés de los estudiantes.

COMPONENTE IV: Crear dignidad y respeto. Ambiente que promueve la dignidad y el respeto y que está basado en métodos positivos en contra de castigos y amenazas para estudiantes o profesores. El pensamiento y fraseo positivo implica elegir opciones y buscar soluciones en vez de crear y fijarse en los obstáculos.

COMPONENTE V: Presencia profesor/estudiante. La investigación apoya la creencia de que el profesorado marca la diferencia al establecer el tono, cultura y éxito académico en el aula. La presencia del profesorado representa el comportamiento no verbal y la intencionalidad que envía un mensaje al alumnado sobre la intención del profesor su confianza subconsciente y la habilidad para crear conexiones más fuertes con el estudiante. Existe coherencia entre el lenguaje verbal y no verbal.

COMPONENTE VI: Se crea una comunidad de aprendizaje, que desarrolla líderes naturales. Cuando el profesorado, padres y alumnado valoran el conocimiento y las destrezas que se desarrollan en dinámicas de grupo para resolver problemas, tomar decisiones e interactuar entonces tenemos como resultado una Comunidad de aprendizaje vibrante.

COMPONENTE VII: Se centra en el desarrollo del currículum. Las lecciones se elaboran con múltiples estrategias de aprendizaje, perspectivas globales, diferenciación, pensamiento crítico, indagación y dirigido a potenciar una enseñanza de aprendizaje significativo.

Este modelo establece altas expectativas, lo que conocemos como “Mentalidad Olímpica”, que reconoce la continua mejora en la que “los mejores son cada vez mejores”. Propone una investigación continua de opciones que marca una diferencia en las vidas del profesorado y del alumnado.

 

El modelo M.O.R.E. se basa en la importancia de profesores altamente cualificados y entrenados. Combina alegría en nuestras aulas y retos ajustados a cada alumno, para obtener los mejores resultados de cada alumno.

 

Promovemos un ambiente amigable al cerebro (seguridad, alimento (oxígeno y glucosa), aprendizaje social (estructuras AC de Spencer Kagan), aprendizaje emocional significativo, con momentos sistemáticos para procesar la información).

 

Ensalzamos el esfuerzo, retando y acompañando a nuestro alumnado en su específico aprendizaje global, porque todos somos diferentes.

 

Vamos a elevar el techo de aprendizaje para cada uno de nuestros alumnos. Vamos a pensar y hacer que ellos crean que pueden ser magníficos; porque lo primero es EL NIÑO. Todos los niños merecen tener al “maestro del año”.